martes, 3 de abril de 2012

Rebelión en la Granja

de George Orwell.
Libro 007.
Cuarta Edición.
Abril ’14.
Precio: 12 pesos.

76 Páginas.
Contra toda Propiedad, incluida la Intelectual.


Si hubiera que definir la trayectoria de Orwell con una frase, ninguna mejor que una dicha por él mismo: “Libertad significa el derecho a decirle a la gente lo que esta no quiere oír”. Vaya pues esto, en tributo a tanto talento y energías dedicados a combatir los regímenes totalitarios, esos a los que tanto les gusta que el pueblo vaya callado del freezer al trabajo y del microondas a su casa.
George Orwell militaba en el Partido Comunista Inglés cuando estalló la Guerra Civil Española. Conmovido por la posibilidad de que, si el fascismo triunfaba en España se extendería a toda Europa (hecho que efectivamente aconteció), participó de la guerra como brigadista internacionalista. Fue a dar casi por casualidad a las milicias del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista, de origen trotskista). Combatió del lado de la República, pero su experiencia le sirvió para ver en acción, el cáncer mortal que significó el stalinismo. De sus momentos vividos en España, escribió el libro Homenaje a Cataluña (que tan brillantemente el director inglés Ken Loach, llevó al cine con la película “Tierra y Libertad”).
Este es un libro imprescindible para comprender la Revolución Rusa y su degeneración burocrática posterior, hasta su inevitable fracaso y derrumbe. Cada capítulo tiene su correlato con acontecimientos fundamentales del siglo veinte. Hechos que sirven para comprender qué queremos decir cuando pronunciamos la palabra stalinismo (una práctica nefasta que se da incluso, en muchas organizaciones que se autoproclaman como “antistalinistas”).
En una serie de juicios celebrados entre 1936 y 1938 (“Los Procesos de Moscú”), varios altos dirigentes del partido (incluidos Zinoviev, Bujarin y Rikov) fueron acusados, condenados y ejecutados por su supuesta participación en una conspiración con Alemania y Japón para derribar al régimen soviético. Idénticos cargos se hicieron en otro juicio, de carácter secreto, contra algunos oficiales del Ejército Rojo (entre ellos, al mariscal Tujachevski) que también fueron ejecutados. El 23/8/39, Stalin firma con Hitler un tratado de no agresión denunciando a las decadentes “democracias occidentales”. Luego, cuando el Führer se caga en ese pacto e invade la URSS, Stalin se suma a los Aliados y combate al “eje nazi-fascista”. Todo, al costo de más de 20 millones de soldados soviéticos muertos en la guerra. Cualquier cosa era válida con tal de mantener tranquila la “granja”. Además, ya no importaba la lucha de clases a nivel mundial y en cada país, había que coexistir pacíficamente con el enemigo. Por eso, no tuvo ningún escrúpulo en sentarse junto a los presidentes de EE UU y Gran Bretaña en las conferencias de Yalta y Potsdam, donde los tres imperios se dividieron el mundo y establecieron el orden que rigió durante más de cuatro décadas.
Por suerte, las imágenes donde multitudes sublevadas derrumban regímenes estalinistas, ya nadie podrá borrar de nuestra memoria. Como sucedió en Rumania, donde el 25/12/89, el Napo-burócrata Nicolae Ceausescu fue detenido, juzgado y ajusticiado (junto a su esposa, Elena). Ceausescu, el mismo que intentó aplicar en los ‘80, un terrible plan de ajuste fondomonetarista para pagar la deuda externa, el mismo que poseía miles de millones de dólares en cuentas bancarias en Suiza, como cualquier dictador latinoamericano. Así fueron cayendo estos regímenes, mediante procesos diversos pero con un denominador común: la rebeldía popular contra el Estado opresor y el odio a los privilegios tanto como a la mentira.
Pero ahora, nos queda por delante elaborar la verdadera alternativa revolucionaria, tan opuesta al capitalismo como a toda degeneración burocrática. Escribir la segunda parte de este libro, la parte en que los animales se deshacen de la opresión de los cerdos, eliminan su régimen y extienden la Rebelión a las demás granjas hasta liberarlas a todas del yugo de los hombres. Y siempre intentando construir a cada paso la sociedad nueva, en la que a cada uno se le pida esfuerzo de acuerdo a lo que puede y se le brinde de acuerdo a lo que necesita.

Cantidad de ejemplares vendidos de "Rebelión en la Granja" hasta la fecha: 1243.

No hay comentarios:

Publicar un comentario